¡¡OAAARGH!!
Si aún no has cumplido 14 añitos llama a papá, mamá o a tu tutor para que lea este mensaje

utiliza cookies propias y de terceros para fines analíticos y de personalización. Más información.

Tu padre, madre o tutor  puede pulsar “Aceptar” si consiente el uso de todas las cookies. También puede configurar las cookies, o rechazarlas

El banner sobre cookies permanecerá visible hasta que exprese sus preferencias. No utilizaremos ninguna categoría de cookies distintas de aquellas que sean estrictamente necesarias para que funcione la página web si decides rechazarlas todas.

Configuración de Cookies:

    mamáalos25

    Somos una feliz familia de tres, como siempre digo, por el momento. A veces tener solo un hijo no quiere decir que viva más tranquila. Hay niños que valen por tres, como es el caso de Álvaro.

    Álvaro un pequeño de 3 años, y como todo niño a esa edad se pasa el día descubriendo cosas nuevas, intentando ser “mayor” e imitándonos en todo lo que puede. A pesar de ser bastante bueno, no es para nada tranquilo, se pasa el día inventando cosas, cantando y experimentando.

    Alvaro2

    Su ídolo y modelo a seguir es su papi, cuando él no está, se sienta en su despacho frente al ordenador y me dice que está trabajando. Así que, como tiene que hacerlo todo, exactamente igual que él, un día se le ocurrió la genial idea de abrir el bote de espuma de afeitar y ponérsela por cara y parte del cuerpo, por suerte no puede acceder a las cuchillas que si no…

    La verdad es que cuando lo encontré de esa guisa solo me salió soltar una carcajada, porque con esas pintas y su cara de bichito no pude aguantarme.

    ¡¡Una dinousariada en toda regla!!

    Los peques son traviesos pero muy divertidos, Álvaro por ejemplo es un miedica, su padre y yo nos reímos muchísimo con este tema: cuando escucha un ruido fuera de lo normal siempre pregunta “¿qué es eso?”.

    Recuerdo que en una ocasión me vió con una mascarilla facial puesta y empezó a decirme que por qué me había disfrazado de bruja jaja.

    Ahora se aproxima Halloween…

    El año pasado fue el primero que acudimos a una “mini fiesta”, y la verdad es que el pobre estaba asustadísimo, rodeado de brujas, vampiros…

    Eso sí, a los dulces y a las golosinas no les puso ni la más mínima pega 😉.

    Y es que la aDOSlescencia es una etapa un tanto complicada, ahora estamos en el momento de disfrutar pero también de educar, que hasta ahora para mí, es lo más complicado de la maternidad, y me da que va para largo…

    Pero, ¡y la cantidad de alegrías que nos regalan estos locos bajitos!

    mamáalos25