¡¡OAAARGH!!
Si aún no has cumplido 14 añitos llama a papá, mamá o a tu tutor para que lea este mensaje

Le informamos que a través de este sitio web gestionado por se utilizan cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en el sitio web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos. Para obtener más información, lea nuestra Política de Cookies. Al pulsar en “acepto la política de cookies”, acepta su uso.

Puede CONFIGURAR EL USO DE LAS COOKIES o RECHAZARLAS en la ventana de .

Configuración de Cookies:

Desde este panel de configuración el usuario puede configurar el uso de cookies del sitio web. Para más información consulte nuestra política de cookies aquí.

    dinosaurus_web_logo_mamas_viajeras

     

    Tengo tres hijos, pero la pequeña vale por varios…

    Nadie me advirtió que los terceros nacen con el manual de “trastadas” bajo el brazo… Tienen grandes maestros y los mayores se mueren de la risa “aleccionando” a su hermana.

    En esta “escuela de dinosauriadas» que tenemos en casa, la fecha de Carnaval es especialmente divertida. Los niños tienen en su habitación un baúl con varios disfraces y una de las diversiones favoritas de mis hijos es probárselos y cambiarse. La pequeña les sigue el juego encantada: es su alumna aventajada. Si ellos se suben a un árbol, ella detrás. Así que si toca disfrazarse para Carnaval, ella no va a ser menos.

    La última «dinosauriada» fue ponerse una capa que según ellos les hacía invisibles. Y claro, la pequeña no iba a ser menos. Allí que le plantaron la capa de «superhéroe» y le contaron que ahora mamá y papá no podían verla, porque tenía poderes. «Mama, lo siento, no puedes vernos» me decían.

    2

    Os podéis imaginar lo que fue eso: jugábamos todos a que la pequeña no estaba: «¿Dónde está?, yo no la veo, se habrá ido» y ella con su capa disfrazada tan feliz… correteando por casa y quitándose la capa cuando quería que la encontrásemos… Se subía al sofá, saltaba… esto de tener carta blanca era muy muy peligroso.

    Pero poco a poco se convirtió en profesional. Se ponía la capa por encima y se escondía a comer galletas. ¡Qué risa cuando la encontramos…! Claro que ella estaba tan feliz allí en plan «mamá, lo siento, no estoy, soy invisible».

    Es su gran escondite. Me encuentro un bulto en cualquier parte, en medio del pasillo, con una capa por encima.

    1

    La última vez la pillé con las manos en la masa comiéndose una tableta de chocolate, ¡con papel y todo! Le había dado un mordisco al papel de plata… ay, ay… no sabía si castigarla o morirme de risa. ¡Menos mal que Carnaval dura poco y las capas mágicas desaparecerán hasta el año que viene!

    Carnaval es una fecha divertida para hacer «dinosauriadas» ¿no creéis? En cuanto encuentre a mis hijos «invisibles» les voy a recordar que tienen que recoger su habitación… 😉

     

    dinosaurus_web_logo_mamas_viajeras