¡¡OAAARGH!!
Si aún no has cumplido 14 añitos llama a papá, mamá o a tu tutor para que lea este mensaje

Le informamos que a través de este sitio web gestionado por se utilizan cookies técnicas, de personalización, analíticas para analizar los hábitos de navegación en el sitio web, publicitarias para gestionar de forma eficaz el contenido publicitario que le mostramos. Para obtener más información, lea nuestra Política de Cookies. Al pulsar en “acepto la política de cookies”, acepta su uso.

Puede CONFIGURAR EL USO DE LAS COOKIES o RECHAZARLAS en la ventana de .

Configuración de Cookies:

Desde este panel de configuración el usuario puede configurar el uso de cookies del sitio web. Para más información consulte nuestra política de cookies aquí.

    Cuando tu dinopeque empieza a explorar

    dramamama_Firma

    Una vive muy tranquila cuando su bebé no gatea ni anda. Puedes permitirte el lujo de ducharte, acompañada, eso sí, pero sabiendo que tu pequeño no va a moverse de ahí.

    Sin embargo, cuando un bebé descubre que empieza a ser independiente, y no hay nada como empezar a caminar para sentirse libre, es el fin de tu tranquilidad. Yo lo viví en dos ocasiones con cierta normalidad; quizás fue un poco más estresante con mi segundo vástago, que tenía un punto kamikaze pero que, por suerte, no tiene el don de la destreza a nivel físico.

    Dinosauriadas-bebe subiendo la escalera gateando

    Cuando un bebé descubre que empieza a ser independiente, y ya no hay nada como empezar a caminar para sentirse libre.

    Sin embargo, con mi tercer hijo, esto ha sido “el no va más”. Resulta que un día echó a andar, vamos, lo normal. Pero a las pocas semanas descubrí que mi pequeño bien podría ser retoño del mismo Spiderman. Sí, de repente vi que tenía un bebé ágil, algo que no me había ocurrido anteriormente. Y entonces entré en un sinvivir que no me permite alejarme a más de tres metros de él. Porque cuando lo hago, no sólo no sé dónde puede estar sino que tengo la certeza de que la mayoría de las veces, estará a una altura considerable del suelo. Y eso, aunque yo ya esté curada de espanto, me inquieta un poco.

    Lo mismo escala y llega a la mesa de la cocina si intuye que por ahí hay algo interesante para llevarse a la boca, que se sube a la tapa del váter para ver cómo me maquillo o me lavo los dientes. Por supuesto, sillas, sofás  y camas están completamente dominados, que llevan directamente al niño a un estado de felicidad y a mí me trae por la calle de la amargura.

    Pero esto es lo que hay, ¿quién dijo que el tercero se cría solo?

    dramamama_Firma