lidiabedman

Soy Lidia Bedman, madre de dos pequeños triatletas. Seguro que los que sois padres me entendéis. Me paso la vida detrás de ellos, corriendo. Santi con tan solo 11 meses ya ha arrancado a andar y Jimena ya es una maratoniana profesional.

En esta foto , seguro que estaban tramando un botín:

1

 

Suele ser que en ocasiones mi hija  Jimena es un trasto, siempre lo he dicho. A la vez de trasto es divertida, risueña y muy simpática. Desde que mi hija comenzó andar con tan sólo 9 meses ha sido un auténtico no parar. Incluso tenía miedo de dejarla con algún abuelo, o familiar, porque es impredecible no sabías que iba a hacer. Algo le pasaba fijo. Siempre iba con la barrita mágica por si las moscas.

 

Ahora con dos niños pequeños tengo que tener los ojos abiertos como platos y los reflejos a 1000. Con mi hija nunca se sabe. Santi es el tranquilo de la familia pero ahora que ya ha comenzado también andar… Se está espabilando y no sé cuánto le durara la faceta de Santiño.

 

Jimena en un día en tan sólo dos minutos consiguió hacerme un auténtico Picasso con pintalabios rojo en la pared. La pena es que no tengo foto. Pero mi cara era un poema. Con Jimena las pinturas  y los sellos de estampación más vale tenerlos fuera de su alcance. ¡También las pegatinas! un día casi empapeló a su hermano con pegatinas.

 

Tiene una gran lista de dinosauradas, mi fiera. Cuando me acuesto a dormir por la noche, yo no me acuesto: caigo redonda de agotamiento.

 

Lo que no cambio por nada es la tarde de juegos , esas horas cuando llega del cole y me cuenta todo lo que ha hecho, es magia . Nuestra mejor hora es la merienda. Después de merendar, pintamos, jugamos y nos reímos mucho. A mi hija le encanta hacer manualidades y casi siempre estamos liadas amasando plastilina, con recortables, puzzles, todo lo que sea estimulante. Los juegos educativos son cosas que me gustan a mí como madre para su aprendizaje y a ella le apasiona.

 

Ahora como estamos un poco enfocando las manualidades para Navidad, hemos empezado hacer un belén con palos de helado, adornos para el árbol… Y entre tanto, Jimena, cuando nos disponíamos a hacer la carta a Papá Noel, me he dejado un momento el bolígrafo y un folio  porque me llamaban por teléfono, y ella, como es un espíritu libre, ha cogido el boli, y ha decidido escribir ella “solita” la carta encima de la colcha de la cama… Os lo podéis imaginar…

2

lidiabedman